Una boda de impacto y color

“Un lugar único creado sólo para ellos”, eso fue en lo que se convirtió el espacio del evento de Estefanía y Jorge, dos novios que quería irradian frescura y cariño…

Después de la ceremonia nos dirigimos al salón de eventos; los nervios siempre atacan porque nunca se sabe cuál será la primera impresión de quienes entren en el lugar, especialmente los homenajeados de la noche, y si bien ya veníamos anonadados de la ceremonia con su Árbol de luz (léase artículo) Todo el equipo estaba ante la expectativa y las reacciones de los novios, pero la respuesta fue completamente positiva, Las mirabas dictaban una sensibilidad de impacto; impacto por la cantidad de colores, las luces, el brillo que ahondaba el lugar y que acompañaba la historia que queríamos contar.

El color se convirtió en ese  toque perfecto que acompañaría el sentimiento que los novios  querían irradiar; se decide entonces que la boda sería una boda con mucho color porque se quería transmitir Felicidad, ellos querían demostrarle al mundo como ellos se estaban sintiendo por dentro y lo muy seguros que estaban de tomar ese siguiente paso y  dar un sí para toda la vida, por lo tanto nuestro deber era que todo quedara como se había planificado.

Para que todo quedara perfecto y con buen gusto era primordial descartar todos los elementos distractores que tenía el espacio y adicional a esto generar una verdadera armonía de color, no ponerlos al azar, además de seleccionar un color principal que en este caso fue el violeta y de ahí empezar a degradarlo en un prisma de color, para así cambiar totalmente el espacio de la boda, lo cual generó un desafío mayor.

Un desafío que se convirtió en un reto personal; Si bien todos nuestros eventos lo son ya que estamos haciendo momentos que se quedaran en la mente y en los corazones de las personas para siempre; esta boda en particular era una ceremonia incitadora porque el Novio “Jorge” es un gran productor de eventos en México por lo tanto él sabía a qué nos estábamos enfrentando, por ende  queríamos deslumbrarlo y demostrarle al mismo tiempo que sabíamos lo que estábamos haciendo.

La satisfacción es lo que nos queda, el frescor de las metas cumplidas, alcanzadas y el agradecimiento con todos; vale aclarar que Estefanía, una novia tranquila, cariñosa y dulce siempre confió y depositó la confianza de este arduo trabajo para así soñar junto a nosotros.

 

No etiquetas 0

Sin comentarios aún.

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *