Boda Hindú

Destacado

No podríamos decir que fue únicamente una ceremonia porque en realidad fueron tres hermosos eventos realizados, llenos de magia, color, luz, brillo y sensaciones; las palabras se quedan cortas para describir la cantidad de sentimientos encontrados en el momento y durante el proceso de creación del matrimonio de Maria Andrea y Rajesh una pareja que se enamoró a pesar de las diferencias culturales y que aunque nacieron en dos lugares completamente apartados del mundo bastó un solo sentimiento de amor que los uniera.

Cuando la propuesta llegó a nuestras manos no dudamos dos veces en aceptar el desafío, una ceremonia que incitaba a salirnos de los estándares a los que cuales estábamos acostumbrados y así fue como empezaron los siete meses de planeación de esta bella historia.

Podemos expresar que al principio hubo un sentimiento de desespero por no entender muchas cosas, como el miedo por ejemplo ya que era nuestra primera boda hindú; uno se pregunta a veces que camino coger, o qué rumbo tomar, pero de la mano de los novios y de todas las personas que hicieron parte de este proyecto pudimos sacar adelante lo mejor de sí, por otro lado está la gratitud de haber podido experimentar y llegar a conocer una cultura realmente encantadora y mágica, cargada de vida, de emoción y felicidad.

Una de las cosas más importantes para poder diseñar esta boda definitivamente fue abrir la mente, además de entender  el miedo que ellos pudieron tener al depositar confianza y dinero en alguien que no conocían y que en principio se estaba  enfrentando a sus costumbres y más cuando una boda es algo tan importante para ellos y toda una familia en general.

Pero hablemos un poco de los tres días de celebración:

Del primer día cabe resaltar algo inesperado, una ceremonia más tranquila y sencilla pero definitivamente llena de sentimiento; María Andrea siempre soñó con tener unos mariachis y aunque para la cultura hindú esto no va de la mano con sus raíces o tradiciones para Rajesh ese simple hecho se convirtió en todo un reto, el de darle a su esposa un detalle que enmarcara algo que ella siempre había querido y ahí es donde podemos decir que el amor trasciende todo tipo de barrera cultural, y fue un detalle que la llenó de felicidad, aparte de haber compartido con las personas más allegadas, definitivamente una cena que quedará siempre en el recuerdo de todos.

Del segundo día nos dejaron enamorados los colores, sus bailes los sonidos de los tambores que hacen que uno se sumerja en un mundo aparte y se transporte a otros lugares además de ver la disposición de entrega que cada uno de los invitados tiene para la boda, porque ellos disfrutan realmente la fiesta; no tienen vergüenza de bailar, cantar y ser simplemente como ellos son, lo cual hace del evento una celebración muy genuina y transparente pero sin perder el respeto que le tienen por la misma, fue un día llevado al verdadero estilo hindú.

Y cómo el ideal de todo era poder compartir entre familias y que todos estuvieran de acuerdo con las celebraciones lo cual nunca fue un problema, el tercer día tuvimos la boda católica, de la cual se rescata la solemnidad que se vivió y aunque la familia de Rajesh no era de esta religión respetaron completamente el ritual de la familia de la novia, pero no solo eso, también lo sintieron desde lo más profundo del corazón, tanto así que se sumergieron en la ceremonia y corrían lágrimas de los ojos de muchos de ellos y pudimos ver un gran sentimiento por parte del padres de los novios.

Basta decir que el corazón queda hinchado de amor y de ganas de seguir trabajando por los sueños de las personas, ver reflejada esa ardua tarea y trabajo de tanto tiempo en el rostro de felicidad de las personas es lo que al fin y al cabo nos hace seguir adelante. solo queda decir gracias, por permitirnos vivir esto y porque gracias a este tipo de matrimonios es que queremos seguir creando caminos e historias de amor que nos marcarán de por vida.

No etiquetas 0

Sin comentarios aún.

¿Qué piensas?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *